Inicio » Información » Papa, quiero aumentar mis pechos

Papa, quiero aumentar mis pechos

El número de chicas jóvenes que se someten a una mamoplastia está aumentado en los últimos años. El boom de los aumentos de pechos viene de la mano de una moda que a crecido ampliamente en todo el mundo. Regalar una mamoplastia, la cirugía estética convertida en una moda que regalar por cumpleaños, fin de curso o simplemente para satisfacer los deseos de nuestras hijas.

Desde el SECPRE se recomienda que las menores no entren al quirófano para un aumento de pechos. El cuerpo sigue formandose tras la intervención, por lo que no se puede asegurar que el resultado sea satisfactorio a corto plazo. Aún así, las consultas de cirugía estética se llena de niñas con sus padres que quieren someterse a una mamoplastia.

En España, por poner un ejemplo, sólo la comunidad de Andalucia ha regulado las intevenciones de aumento de pechos. Las menores tienen que someterse a una valoración psicológica, y contar con el consentimiento de los padres. Pero al final de todo, la decisión es de los cirujanos. Si el cirujano al que visitamos no accede, lo hará otro, de esta manera y en una sociedad de consumo, no resulta díficil que accedan a realizarlos una mamoplastia antes que lo hagan otros profesionales. Pura competencia.

El boom de la mamoplastia ha venido de la mano del deseo de las jóvenes de aumentar el tamaño de sus pechos. Los padres acceden a regalar cirugía estética. En esta situación podemos decir que la mamoplastia se ha convertido en un producto de consumo más.